Saturday, January 21, 2006

causas

TRASTORNOS DE EMOTIVIDAD:
La probabilidad de que un niño desarrolle labilidad emocional aumenta al parecer cuando hay una disfunción cerebral.
Si un niño tiene trastornos motores se prolongara su dependencia materna.
Los problemas de carácter perceptivo o intelectual que dificultan los intentos del niño por hacer un contacto bien logrado con el mundo, lo llevan a frustraciones, malas interpretaciones de la realidad y patrones de comportamiento bizarros.
Los impulsos perturbados conducen alteraciones en los actos resultantes.
También es cierto que cuando un niño ha sufrido la privación en sus necesidades psicológicas puede sufrir daño en el desarrollo de su personalidad y manifestar alguna patología orgánica.
TRASTORNOS EN LA PERCEPCIÓN:
Las perturbaciones preceptúales se definen como la incapacidad de identificar discriminar e interpretar las sensaciones. El proceso de la percepción se da cuando los estímulos ambientales activan las células sensoriales receptivas, las cuales se encuentran dispersas por todo el cuerpo; los impulsos son interpretados en el cerebro como sensaciones auditivas, visuales, olfatorias, gustativas, cutáneas cenestésicas y vestibulares según su origen. Si bien la percepción cenestésica proporciona una conciencia sobre la posición de las diversas partes del cuerpo y permite un comportamiento motor coordinado, entonces la percepción vestibular proporciona información acerca de la ubicación y posición de todo el cuerpo en el espacio.
El problema se puede ubicar en el niño como la reproducción inadecuada de formas geométricas, las confusiones entre la figura y el fondo, las inversiones y las rotaciones de letras se acepta como prueba que existe algún problema de percepción visual. La incapacidad para reconocer tonalidades o para diferenciar entre sonidos, puede ser causa de una mala percepción auditiva. Si se es incapaz de identificar objetos familiares sólo con el tacto se diría que existe una dificultad perceptiva cutánea. El mal funcionamiento en la percepción cenestésica y vestibular puede trastornar la retroalimentación interna respecto al movimiento, de donde surgirán problemas de coordinación, direccionalidad, orientación espacial y equilibrio.
TRANSTORNOS EN LA SIMBOLIZACIÓN:
La simbolización es una de las formas superiores de la actividad mental y tienen que ver con el razonamiento concreto y abstracto. A ese nivel de operación, el cerebro integra la percepción y la memoria. Es posible dividir los procesos simbólicos receptivos (descodificación o desciframiento) y expresivos ( codificación o cifrado) por medio de una simple extrema. La actividad simbólica se puede dividir en subfunciones receptivo-auditivas o receptivo-visuales mientras que la actividad simbólica expresiva se puede dividir en subfunciones expresivo-vocales y expresivo- motrices.
TRASTORNOS DE LA ATENCIÓN:
Los trastornos de la atención se pueden clasificar como atención insuficiente o excesiva.
La atención insuficiente se considera en los niños incapaces de apartar los estímulos extraños y superfluos; es decir que se sienten atraídos a todo estimulo independiente de su empeño en la tarea que llevan a cabo. Esto da origen a un problema de atención que recibe los nombres de distractibilidad, hiperconciencia, hiperirritabilidad o capacidad breve de atención.
La atención excesiva se considera en los niños que manifiestan fijaciones anormales de la atención en detalles triviales, mientras que pasa por alto los aspectos esenciales. Y en realidad la falta de atención es una atención extrema peor el mal se encuentra en que su atención esta fijada en detalles insignificantes.
TRASTORNOS EN LA MEMORIA:
Entre los trastornos de memoria están la dificultad de asimilar, almacenar y recuperar la información y quizá tenga que ver con los procesos visuales, auditivos y otros implicados en el aprendizaje. Por lo tanto se puede hablar de trastornos en la memoria visual, auditiva etc.
TRASTORNOS POR DÉFICIT DE ATENCIÓN:
Los déficit de atención o incapacidad para poner atención en las tareas y la hiperactividad un alto nivel de movimiento sin objeto se citan con frecuencia como características de los niños con trastornos del aprendizaje. El término que se usa normalmente para referirse a esta combinación de rasgos conductuales es trastorno de atención deficiente o DA, la característica principal del trastorno de disminución de la atención / hiperactivo es un modelo persistente de falta de atención y/o hiperactividad / impulsividad más frecuente que lo que se observa normalmente en individuos con un nivel equivalente de desarrollo. Para diagnosticar DA el médico debe encontrar que el niño muestra frecuentemente seis o más síntomas, ya sea de déficit de atención o de hiperactividad – impulsividad durante un período de 6 meses por lo menos.
Es importante destacar que el DA no equivale a una discapacidad para el aprendizaje, se le da un tratamiento basado en fármacos que da como consecuencias un control pasajero de la hiperactividad, la falta de atención y la impulsividad; mejoría temporaria de la conducta y de la agresividad y aumento del rendimiento escolar; ausencia de la mejoría a largo plazo; efectos colaterales como aumento de los tics, perturbaciones de los hábitos de la alimentación y del sueño, posibles efectos negativos en las funciones cognitivas.
CAUSAS PROBABLES DE LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE:
Se consideran como causas probables de las dificultades de aprendizaje dos una de origen orgánico y la otra de origen ambiental.
Dentro de la etiología de origen orgánico entra cuatro bases fundamentales: El concepto de disfunción cerebral mínima, las patologías de las que podría derivarse tal disfunción, las relaciones que hay entre los diversos tipos de disfunción cerebral, la relación existente entre disfunción cerebral y dificultades especificas del aprendizaje.
Dentro de la etiología de origen ambiental se considera que hay niños que manifiestan dificultades especificas en el aprendizaje y otras conductas que se consideran producto de la influencia del ambiente mas no de autenticas disfunciones cerebrales. Dos de los factores que influyen adversamente en la capacidad del niño para aprender son falta de experiencia temprana y desajuste emocional.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home